Last Resort – El Pasado Vuelve.

—Fallenz es un gremio que fue creado por un grupo de personas, de un gremio que en algún momento de su existencia tuvo honor; eran llamados Closed. Closed se dedicaba al saqueo y robo; no había banco, barco, tienda, ciudadano que pudiese controlar las ansias de Closed en tenerlo todo. Al principio solo eran saqueadores, un jefe quien se llamaba Faelzerah Coisabrava, decía el lugar que se iba a saquear y cuanto era el mínimo que había que robar, el resto los miembros lo planificaban cómo entrar, cómo salir, como abrir los cofres. Tenían buena preparación y, siempre los magos estaban preparados para cualquier resistencia. Solo mataban a los que se levantaban a pelear contra ellos, nunca un mago mataba un caballero o paladín, y los paladines y caballeros no mataban a un mago; siempre el mago mataba a otro mago, caballero a otro caballero y paladín a otro paladín, en esto basábamos nuestro honor.

Entre ellos estaba yo, era un mago iniciado; ellos veían en mí mucho potencial. Me entrené en el arte de la magia, el arco y las armas. Era uno de los más preparados, siempre que alguien batallaba con un contrincante yo los apoyaba o incluso tenía que eliminar sus oponentes; era castigado aquel que no podía contra alguien. Elite Life siempre me decía hermanito, aunque yo sabía que no le agradaba ya que el jefe siempre tenía los ojos puestos en mí, más que en él, pero debo admitir que Elite Life si sabe guardar un sentimiento, nunca demostró el rencor que tenía hacía mí; no después de que nos enfrentamos. Alguien que no podía burlar Elite Life era el jefe, quien notó lo que él sentía por mí. Un día hizo sacarlo a flote, hizo que Élite Life tuviese más protagonismo en los saqueos, le dijo “Elite Life, muéstrame de lo que eres capaz, enséñame lo que sabes” y desde ese día Élite Life no fue el mismo. En todos los saqueos Élite Life mataba, agredía y violentaba todo lo que se le atravesaba; nadie podía detenerlo, el jefe no nos dejaba ya que le agradaba. Después de eso no fue solo Élite Life, fueron los otros, entre ellos un amigo que tuve y con quién hablaba siempre; le tenía mucha confianza. Su nombre era Ichiname, verlo hacer lo mismo que Élite Life fue muy decepcionante para mí.

Todos menos yo y otros 3 más, Knight Kamuz, Furyan Blood y Tarian Stinger; ellos también eran buenas personas. Nosotros 4 saqueábamos y ya, solo hacíamos lo que era necesario, los demás sobrepasaban sus deberes. Un día el jefe observó que el rey de Thais recibía los tributos de algunos de sus fieles ciudadanos y, al ver todo los cofres enormes que recibía se codició y quiso tenerlo todo. Ese día hasta él planificó cómo entraríamos y saldríamos del castillo y la ciudad. Yo no quería hacerlo, pero me vi en la obligación de entrar en el plan. Todo eso inició en la madrugaba de un sábado, nos despertamos y nos dirigíamos hacía el castillo, sigilosamente. Élite Life y los arqueros mataban a los custodios del castillo y todo aquello que fuese una amenaza para todos. Entramos al castillo, los expertos en abrir las puertas se encargaron de poder entrar sin problemas, todos los guardias iban cayendo uno por uno en nuestros pies.

*—Ahí está.*

Dijo el jefe, señalando la habitación donde estaba el botín. Abrieron la puerta, sacaron los cofres uno por uno, en eso a la habitación baja un niño, era Tibianus III quién se quedó observando asustado como robábamos el oro. Al instante baja el Rey Xenor, quien seguía a su noble hijo. Al vernos ahí se sorprendió e inmediatamente gritó “¡GUARDIAS! ¡GUARDIAS!” alzando una espada que estaba sujeta de la pared, se coloca en posición defensiva protegiendo a su hijo. Elite Life ansioso de ser quien se lleve la cabeza del rey le dice al jefe

*—Yo lo mató jefe. Yo quiero tener la cabeza del rey como trofeo.*

Y el jefe le responde con la mirada fija al rey…

*—No, el rey es mío.*

Se lanza hacía el rey a pelear contra él. Yo no sabía qué hacer, yo estaba ahí parado atemorizado, no era capaz yo de atacar el rey y su familia; me sentía obligado a protegerlos, pero tampoco tenía la suficiente valentía de atacar al jefe y Elite Life. En eso el jefe cae al piso y justo cuando el rey lo iba a matar Elite Life sale a defenderlo, atacando al rey. El rey solo contra ellos, usando una sola espada en una mano, mientras protegía su hijo con la otra. Uno de los magos del gremio veía al inocente hijo que se hallaba ahí; atemorizado. Decidió ir hacía él y desde lejos le lanzaba una por una las runas, haciéndole el suficiente daño como para hacerlo sufrir, el rey tenía encima a Elite Life y no podía ayudar a su hijo que era atacado por el mago. Los guardias nunca llegaron, todos habían muerto. El hijo del rey atrás de su padre; en su espalda lloraba de sufrimiento y pedía que no lo atacaran más. El rey lloraba de la irá y pedía clemencia por su hijo…

“¡Mi hijo no! ¡No lo lastimen a él! ¡Por favor!”

En ese instante, con las risas de los que se llamaban ser mis hermanos y mi líder, más los gritos del rey sale la reina, quien ve a su hijo llorar. Ella sale corriendo desesperada a consolarlo y uno de los caballeros la agarra…

*— ¡Ha, ha, ha! ¿A dónde cree que va su majestad?*

Dice el caballero y la tira a los pies del jefe. Ella lloraba y pedía que no los lastimen, pedía que no mataran a su hijo amado, el jefe la observa y le dice “¿Este chiquillo? ¿Tú hijo? Señalando a Tibianus III. El rey deja de atacar a Elite Life y abraza a su hijo para protegerlo, mientras mira a su amada.

*—Por favor, no les hagan daño a ellos. Tomen lo que quieran, pero no lastimen a mi familia.*

Pedía el rey desesperadamente. Elite Life en eso apuñala con su espada al rey por la espalda; la reina y el príncipe heredero del trono quedan en shock, el niño lo que hacía era llorar y abrazar a su padre que moría lentamente mientras se desangraba. Yo seguía ahí, impotente de no poder hacer nada; no lograba moverme, pero ver la muerte del rey y el sufrimiento que le hicieron pasar a la realeza me llenó de irá y desató en mí el valor de atacar. Empecé atacando al mago que no dejaba de atacar al príncipe, un estúpido mago débil, ni sabía defenderse, se aprovechaba de los débiles, siempre fue llamado Cisarro En Carcel; cayó fácilmente. Todos en ese momento voltean a verme, incluso el jefe que me miraba como si fuese yo una amenaza; que si lo era, y dijo…

*—Mátenlo.*

En eso casi todo el gremio empieza atacarme, pero con el apoyo de Knight Kamuz, Furyan Blood y Tarian Stinger me pude defender. Poco a poco los fuimos derrumbando a todos. Ichiname me observa y me dice…

*—Si vas a caer, será por mis manos.*

Oírlo decir eso no me molestó, asustó, decepcionó o hizo sentir cualquier cosa mala; solo hizo que mi mente se calmara y cuando empezó atacarme poco a poco fui evadiéndolo y lastimándolo solo con una espada y una vara, más la compañía de Knight Kamuz, Furyan Blood y Tarian Stinger, ellos no interrumpieron mi lucha contra Ichiname, solo dejaron que peleáramos. En eso que lo veo herido y algo débil, lo dejó ahí, tranquilo cuando en el momento escucho “Exura gran” y pretendía atacarme desde la espalda, volteo y expresando mi molestia por todo lo ocurrido y conjuré…

Exori gran mas vis

Antes de acabar con su vida me dijo

*—Te veía como uno de mis mejores amigos y te dejaste volver basura.*

No quería matarlo con mis manos, pero tampoco permitiría que otro lo matara por mí, por lo que invoqué un elemental de fuego que acabara con su vida, mientras veía fijamente a Elite Life y el jefe. Detrás de mí se oía el sufrimiento de quién en algún momento fue mi amigo.

*— ¿Así que deciden traicionarnos? Eso solo se debe pagar con una sola manera, sus muertes.*

Nos dice a Knight Kamuz, Furyan Blood, Tarian Stinger y a mí el que fue nuestro jefe. Da unos pasos y toma su hacha, lentamente se dirige hacia la reina y repentinamente la mata. Furyan Blood intentó correr a protegerla pero ya en el cuello de la reina se hallaba el hacha de nuestro exlíder. El y Elite Life se lanzan atacarnos, Knight Kamuz, Furyan Blood y Tarian Stinger rápidamente acaban con el exlíder, pero Elite Life los evade y se arroja hacia mí. Enfurecido me atacaba, causando cierto daño en mí; y no paraba de repetir “Y tú, tú siempre fuiste el mejor, el elegido” y en eso que él me intenta matar, el elemental de fuego que ya había invocado; lo ataca también a él, causando mucho daño. Elite Life viéndose un poco frustrado y con las quemaduras que tenía del elemental de fuego, decide huir. Desde ese día no supimos más de él hasta después de unos años, volvió siendo parte del grupo que hoy conocen como los Fallenz.

Después de todo lo sucedido, fuimos atender a la realeza en sus heridas, pero ya era tarde. La Reina había fallecido y el rey estaba muy débil como para llevarlo al templo. Furyan Blood, quien es un excelente druida, no pudo hacer mucho; las heridas del rey ya no tenían curación. El rey tomó su corona y se la puso su hijo diciendo débilmente…

 *—Hijo, no llores. Todo estará bien. Te corono rey de Thais, ahora tú tomarás las decisiones como lo hacía papá ¿Recuerdas? No llores más, estaré protegiéndote y junto a Banor desde el cielo cuidaré de ti. Un rey nunca llora frente a sus fieles e invitados. Ellos cuidarán de ti.*

 *—Pa-pá, no quiero que mu… mueras. Qui… Quiero que… Estés aquí… Te… Te necesito.*

 Le respondió el pobre niño a su padre. El rey dirigiéndose a nosotros dice…

*—Cuiden a mí hijo, es él quién quedará en el poder. Ya este viejo debe descansar.*

En eso se acuesta un poco y cerrando los ojos el rey se va…

Al poco tiempo empieza un nuevo amanecer y los tiempos de Thais cambian. Todo, absolutamente todo fue distinto desde esa noche. A nosotros nos encarcelaron por el delito de robo, debimos ir a la horca, pero el nuevo rey nos absolvió de nuestro delito y nos dejó ir. Knight Kamuz, Furyan Blood y Tarian Stinger tomaron otro rumbo, ellos decidieron formar un gremio noble, ellos se llaman Soulless Predators. Yo, por otro lado serví al rey y bajo su protección y deseo por la paz fue que nació este gremio. —Culmina narrando el Maestro.

 — ¿Y por qué se dedicaba a eso Maestro? —Pregunta Hyoga De Signus.

—Cuando llegué al mundo mi familia murió por manos del llamado Ferumbras y quién se hizo cargo de mí fue Faelzerah Coisabrava. No tenía nada, nada más contaba con mis habilidades que poco a poco se fueron forjando. Tuve que robar para comer, ya que eran tiempos difíciles.

Respondió el Maestro y, mientras daba vueltas sobre la sala toma su espada, una espada que se hallaba descansando entre unos maderos en la pared.

—Y ahora ¿Qué vamos hacer Maestro? —Pregunta Hyoga De Signus.

El Maestro camina hacia la puerta y tomando la manilla le responde…

—Paciencia hijo mío, ya lo descubrirás.

Sobre Palatino Izquierdo 10 Artículos
Bachiller en Ciencias, estudiante en Licenciatura Física.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*